abril 12, 2011

Un buen faro


El premio Ortega y Gasset obtenido por los periodistas salvadoreños de El Faro es un acicate para impulsar el periodismo centroamericano y animar a países, como Guatemala, que empujen su profesionalismo hacia contar las historias reales, cotidianas y no sumergirse en un bucle constante de cobertura plana.
Quien ya leyó El criminalista país de las últimas cosas encontró un relato desgarrador en voz del único investigador criminalista salvadoreño, que le va abriendo paso al periodista Carlos Martínez para hacer un retrato de la violencia absurda que acumula cadáveres y los esconde bajo tierra.
Con la compañía gráfica de Bernat Camps, la investigación multimedia ofrece un texto amplio y detallado, fotografías impecables y videos donde el mismo protagonista imprime el alma de la investigación.
No es la primera vez que El Faro sorprende con trabajos de calidad periodística. Hay en su archivo digital material digno de consulta y valoración profesional, pero hay también, un camino trazado en una ruta cada vez más despejada para un buen periodismo centroamericano.
En esta 28 edición de los Ortega y Gasset hubo otro centroamericano ganador, el nicaragüense Octavio Enríquez, de La Prensa, quien investigó durante tres meses la corrupción del político sandinista Tomás Borge cuándo fungía como ministro de Gobernación.
Es por demás satisfactorio ver este tipo de noticias, no solo por el peridismo en sí, ni por Centroamérica, sino por como se conjugan esos dos elementos y provocan un empuje importante para el desarrollo profesional de todos los que conforman el Istmo.
Esta es una dicusción frecuente entre los colegas guatemaltecos y donde caemos en una conclusión -por suerte no definitiva-, en que aún estamos en pañales, y que es tiempo que comencemos a caminar... ¿cómo? Formas hay. Recurso humano, hay. Espacios, se van buscando. Oportunidades, están llegando. Creatividad, está surgiendo. Todo depende, al final de una convicción profesional de hasta dónde se quiere llegar y qué topes se debe eliminar en estos marcos convencionales de hacer periodismo.
Enhorabuena por aquellos colegas que rompen esquemas y se animan en la aventura del buen periodismo y ojalá Guatemala, en donde también tenemos sueños, pueda pronto codearse en el salón de la fama del periodismo global.
* Fotografía de Bernat Camps tomada del especial de El Faro

3 comentarios:

Eswin Quiñónez dijo...

Hay una "c" en discusión que se escapó, quise corregirla pero el sistema ya no me deja. Como que se bloqueó el post. Perdón.

Grecia Cuéllar dijo...

Podría brindarme un correo electrónico para comunicarme con usted?.
Puede escribirme a: gcuellar@estascontratado.com

Eswin Quiñónez dijo...

Claro que sí. Mi correo es equinonez@prensalibre.com.gt. Saludos.